sábado, 22 de mayo de 2010

Vivienda y Alimentación Maya

Vivienda


Existían casas unifamiliares donde vivían los padres y los hijos quienes adoptaban a miembros viejos o jóvenes de la familia o fuera de ella (ejemplo: Tulum). También había edificios multifamiliares habitados por personas de lazos sanguíneos comunes de elevada posición social (ejemplo: los complejos residenciales de Kohunlich).


También la vivienda podía estar formada por tres estructuras principales separadas: dormitorios, la cocina, la bodega, y podían construir otras estructuras separadas (talleres, baños saunas) (Ejemplo: Joya de Cerén).


Dormían sobre unas plataformas bajas adosadas a los muros donde colocaban colchones rellenos de algodón (las hamacas fueron una adaptación de las redes de pesca, invento de los indígenas caribes de Haití llegado a Yucatán con el arribo de los españoles). También se dormía sobre tapetes en el suelo.


Las habitaciones tenían poca ventilación y luz porque carecían de ventanas. Las habitaciones fueron usadas para dormir y guardar pertenencias; sus ocupantes trabajaban en las afueras y poseían huertos para consumo familiar.


La gente común vivía en las denominadas palapas alrededor de las ciudades, los materiales que usaban eran renovables como la palma chit, el guano (para los techos); la madera, los bajareques, el estuco (para las paredes). En el centro de la ciudad habitaban los sacerdotes y la nobleza en los castillos, pirámides y templos ceremoniales.


Alimentación


La base de su alimentación fue el maíz (ixim) que les sirvió para hacer bebidas como el atole. Usando su pasta cocinaban alimentos como los tamales y tortillas. En sus diversas formas de preparación de las bebidas del maíz encontramos el origen del pozole, el atole y el pinole.


El complemento alimentario de los mayas que les permitió sostener poblaciones numerosas fue la Yuca, un tubérculo con alto contenido calorífico del que se prepara una harina muy nutritiva.


El pueblo maya conoció el venado, el armadillo, el manatí, el conejo, el jabalí, el mono, la tuza, el faisán, las palomas, el guajolote, la codorniz, la chachalaca, la iguana, el pez, el ostión y otras aves y mamíferos que les proporcionaron su carne tanto para alimento, como para sacrificio u ofrenda ritual.


Los mayas conocieron los derivados del cacao. De su semilla obtenían una pasta para elaborar el chocolate preparado con agua, pues no había ganado que diera leche. No acostumbraban beber agua sola, el agua se mezclaba con derivados del maíz, frutas y otros ingredientes.


El balché (bebida alcohólica fermentada) usado en las ceremonias, se elaboraba con la corteza del árbol balché (Lonchocarpus violaceus), agua y miel.


Entre las técnicas gastronómicas para cocinar los alimentos predominó el pibil, que es el horneado bajo tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada